21 oct. 2014

MOVERLO TODO PARA QUE NADA CAMBIE. COMUNICADO DE LA PLATAFORMA.


La aprobación sin ningún tipo de acuerdo sindical de la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) del Ayuntamiento de Zaragoza, ha tenido en el caso concreto de los servicios sociales de la ciudad unas consecuencias aún más importantes que en otras áreas, dado que se ha utilizado para una reorganización del Servicio de Acción Social vía exprés y sin ningún tipo de participación de los profesionales de mismo.


Más allá de la importante situación de incertidumbre y malestar que se está generando entre los profesionales ante su futuro, debida a la desaparición de determinados puestos (Jefaturas de Sección), y la aparición de nuevos (director de Centro de Servicios Sociales y la unidad de Urgencias Sociales, entre otros), lo realmente grave es que desconocemos exactamente en qué consiste esta reorganización.

En ningún momento se ha presentado un documento en el que se aborde detalladamente cuál es el organigrama actual de los servicios sociales y menos aún los motivos y el sentido de esta reorganización. Da la sensación de que se ha seguido el proceso en sentido inverso,  adecuando la organización a las 'necesidades' de personal en lugar de a un análisis real de las carencias organizativas y de personal existentes.

En ningún momento se ha contado con la participación de los profesionales del servicio ni se les ha informado. De hecho se han obviado las propuestas de reorganización del mismo nacidas de un importante proceso iniciado por el propio servicio y que, aunque con discrepancias con el resultado final, consideramos una base importante desde la que empezar a trabajar.

Nada de ello es nuevo, sino que ahonda en la situación de crisis y conflicto de un servicio azotado como pocos por la situación de crisis actual, y en el que las maneras caciquiles, la rumorología, la falta de criterio y la improvisación se han convertido en la norma de funcionamiento.

Creemos que esta reorganización no aborda las necesidades reales de este servicio. A pesar de 'planes de choque', 'planes de actuación urgente', 'planes de emergencias social' y 'planes estratégicos' cocinados en los despachos, son los ciudadanos los que seguirán viviendo en primera persona el colapso, los retrasos en la atención y la falta de personal que sufren los servicios sociales.


Por todo ello no podemos más que expresar nuestras dudas sobre los motivos que han llevado a esta reorganización, que parece más destinada a premiar o castigar a determinadas personas que para dar respuesta a las necesidades de los servicios sociales de nuestra ciudad en una situación de emergencia social como la actual.